domingo, 23 de agosto de 2015

La apuesta

En esta jodida vida, vivimos apostándonos a nosotros mismos, sin ninguna conciencia de ello o alguna confianza al respecto,

Apostar se vuelve un acto de supervivencia a este mundo ensimismado de monopolios y sistemas capitalistas.

Conforme vas creciendo, hay situaciones criticas en donde uno se ve forzado a cambiarse a si mismo pese a todo y a todos,Nos apostamos a que todo será mejor, "que los tiempos de un tal dios son perfectos" y que "tenemos que perderlo todo para ganarlo todo" aún así en el momento no puedes quedarte suspendido en el aire o tirado en el suelo siendo cumulo de hojas,polvo y tiempo.

Uno se apuesta a la vida y su sistema, su juego en donde tienes que "luchar" y pelear por un montón de papeles con un valor para adquirir servicios,materiales y alimento que te permitirán satisfacer todo lo que quieras tener y lo que se supone que necesitas tener.

Que estupideces nos hemos creído, que estupidez nos hemos convencido al momento de aceptar al dinero como una necesidad prioritaria como el oxigeno.

El dinero...menudo tema
el dinero va y viene como las personas que están en nuestras vidas.El dinero es algo tan efímero que buscamos siempre perpetuarlo,hacerlo eterno y que nunca de los nucas se vaya de nuestra vida.

Nosotros tenemos que apostar nuestro tiempo, nuestra salud, nuestro conocimiento para así sentirnos merecedores de unos billetes que si bien satisfacen el vació de unos bolsos hambrientos, comienza poco a poco a ser una adicción sin salida ni escape ni rehabilitación porque todos nos gusta sentir el poder que te da unos papeles con personajes disque importantes en nuestra nación.

Bendito sea el dinero! aquellas cositas hermosas que sonríen en nuestra cartera en los días de quincena,aquellos papeles que se resguardan impacientemente en algún banco para ser gastados en lo material que van sumando nuestra lista de necesidades "indispensables" para sobrevivir.

Cuando todo marcha a la perfección el dinero es un mal necesario,cuando las circunstancias te atan a deudas, a tarjetas por pagar, a servicios por cubrir, a una escuela que asistir, a una cúpula de sueños que se aloja en tu lecho, y todo se esta viniendo abajo porque no hay nada de esos papeles.

Te hacen sentir miserable.Gracioso, no? como unos trozos de papeles pueden hacerte dependiente incluso a tu valor como persona o a tu actitud de ver la vida.Como uno papeles pueden limitarte según tu a crear recuerdos o a seguir tus sueños porque no tienes exactamente lo que necesitas o no hay una manera para salir de esta.

El chiste se cuenta solo y es tan tristemente gracioso que el humano pierda una apuesta consigo por el único hecho de que el vicio a la vida material lo dejó en quiebra.

Y saben que? lo peor de todo es que volveremos a apostar.

La cuestión aqui es: ¿Con quien estamos apostando?

Deje de confiar en esto de las apuestas,
porque el dinero podra comprar muchas cosas que ven nuestros ilusos ojos,
más nunca podrá comprar aquello que sabemos que nunca de los nuncas podran estar en venta.


1 comentario:

Amapola Azzul dijo...

Bonita reflexión.
Besos.